19 de diciembre de 2014

¿Qué es una hernia?

Una hernia es un saco formado por peritoneo que pasa a través de un agujero o un área de debilidad en la pared abdominal. En otras palabras, es la protrusión del contenido intraabdominal a través de los orificios (naturales o no) de la pared abdominal.

El tipo de hernia depende de su ubicación:

  • Hernia femoral: es una protuberancia en la parte superior del muslo, justo debajo de la ingle. Este tipo es más común en las mujeres que en los hombres.
  • Hernia hiatal: se presenta en la parte superior del estómago cuando una porción de éste se adentra en el tórax.
  • Hernia quirúrgica o eventración: puede darse a través de una cicatriz si usted ha tenido una cirugía abdominal en el pasado.
  • Hernia umbilical: es una protuberancia alrededor del ombligo. Sucede cuando el músculo alrededor del ombligo no se cierra completamente.
  • Hernia inguinal: es una protuberancia en la ingle. Este tipo es más común en los hombres. Puede bajar hasta el escroto.

Causas

Por lo regular se presentan tras levantar objetos pesados, hacer esfuerzo al usar el baño (pujar) o cualquier actividad que eleve la presión dentro del abdomen. Las hernias pueden estar presentes al nacer, pero es posible que la protuberancia no sea notoria hasta más adelante en la vida. Algunas personas tienen antecedentes familiares de hernias.

Los bebés y los niños pueden desarrollar hernias. Esto sucede cuando hay una debilidad en la pared abdominal. Aproximadamente 5 de cada 100 niños presentan hernias inguinales y son más comunes en los varones. Es posible que algunos niños no presenten síntomas hasta que sean adultos.

Cualquier actividad o problema de salud que incremente la presión en el tejido y los músculos de la pared abdominal puede llevar a una hernia, como:

  • Estreñimiento crónico y pujar (hacer esfuerzo) fuertemente para defecar
  • Tos crónica
  • Fibrosis quística
  • Agrandamiento de la próstata, esfuerzo para orinar
  • Sobrepeso
  • Líquido en el abdomen (ascitis)
  • Levantar objetos pesados
  • Diálisis peritoneal
  • Desnutrición
  • Tabaquismo
  • Esfuerzo excesivo
  • Criptorquidia

Síntomas

Generalmente no hay síntomas. Algunas personas tienen molestia o dolor. La molestia puede ser peor al pararse, hacer esfuerzo o levantar objetos pesados. Tarde o temprano, la queja más común es una protuberancia que es sensible y está creciendo.

Cuando una hernia se agranda, se puede atascar dentro del orificio y perder su riego sanguíneo, lo cual se denomina estrangulación. Los síntomas incluyen náuseas y vómitos y no ser capaz de eliminar gases o tener evacuaciones intestinales. Cuando esto suceda, se necesita una cirugía urgente.




Pruebas y exámenes

El médico generalmente puede ver o sentir la hernia cuando le examina. Le pueden solicitar que tosa, se agache, puje o que levante algo. La hernia puede agrandarse cuando usted hace esto. Es posible que la hernia (protuberancia) no sea fácilmente visible en bebés y niños, excepto cuando están llorando o tosiendo.

Se puede hacer una ecografía o tomografía computarizada para buscar una hernia.

Si hay una obstrucción en el intestino, probablemente se tomará una radiografía del abdomen.

Tratamiento

La cirugía es el único tratamiento con el que se puede reparar una hernia de manera permanente. La operación asegura el tejido debilitado (fascia) y cierra cualquier agujero. La mayoría de las hernias se cierran con parches. Una hernia umbilical que no sane por sí sola cuando un niño tenga 5 años de edad probablemente tendrá que ser reparada quirúrgicamente.

Expectativas (pronóstico)

Es infrecuente que una hernia reaparezca. Las hernias quirúrgicas tienen mayor probabilidad de retornar.

Posibles complicaciones

En raras ocasiones, la reparación de una hernia inguinal puede dañar las estructuras involucradas en el funcionamiento de los testículos de un hombre. Otro riesgo de la cirugía de una hernia es el daño a los nervios, que puede llevar a que se presente insensibilidad en el área de la ingle. Se puede presentar una perforación intestinal o muerte del intestino como consecuencia de una hernia no tratada oportunamente.
.
Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico de inmediato si:
  • Tiene una hernia dolorosa y los contenidos no se pueden reintroducir en el abdomen usando presión suave.
  • Presenta náuseas, vómitos o fiebre junto con la hernia dolorosa.
  • Tiene una hernia que se torna de color rojo, púrpura, oscuro o cambia de color.

Llame al médico si:
  • Tiene dolor, inflamación o una protuberancia en la ingle.
  • Tiene una protuberancia o hinchazón en la ingle o el ombligo o que está relacionada con una incisión quirúrgica previa.

Prevención

  • Utilizar técnicas apropiadas para levantar peso.
  • Bajar de peso en caso de sobrepeso.
  • Aliviar o evitar el estreñimiento comiendo mucha fibra, bebiendo mucho líquido, yendo al baño tan pronto se siente ganas y haciendo ejercicio físico regularmente.
  • Los hombres deben acudir al médico si hacen esfuerzo con la micción, ya que esto puede ser un síntoma de un agrandamiento de la próstata.

27 de noviembre de 2014

Adherencias abdominales



Las adherencias abdominales son bandas de tejido cicatrizal que se han formado dentro del abdomen; pueden formarse entre la parte interior de la pared abdominal y el intestino delgado (el epiplón), entre asas de intestino delgado, o entre cualquiera de los órganos abdominales.



Las adherencias abdominales pueden formarse en respuesta a intervención quirúrgica, hemorragia o una enfermedad inflamatoria en el abdomen; son la causa más frecuente de obstrucción intestinal, particularmente en el intestino delgado, porque la adherencia lo envuelve y bloquea una porción del mismo.  En mujeres, pueden formarse sobre los ovarios y las trompas de Falopio, o adherirse a los mismos (adherencias pélvicas), lo que da por resultado obstrucción de las funciones de reproducción, y a menudo conduce a esterilidad. Las adherencias también pueden dar por resultado bloqueo del flujo sanguíneo hacia partes del intestino, lo que se llama estrangulación, que exige tratamiento quirúrgico inmediato.



Las adherencias pueden ser el resultado de endometriosis, úlceras perforadas, apendicitis, o infecciones en las trompas de Falopio. Otras causas de adherencias comprenden radioterapia del abdomen, o una sustancia o un objeto extraño dejado en el abdomen después de intervención quirúrgica. Cualquier traumatismo del abdomen puede dar por resultado adherencias. La formación de estas últimas persiste como una importante complicación luego de operaciones en la parte baja del abdomen y ginecológicas. Aunque un mayor número de estos procedimientos se está efectuando mediante una incisión pequeña y un endoscopio (laparoscopia), la tasa de formación de adherencias no ha disminuido mucho.



Riesgo



Si bien las adherencias abdominales ocurren con mayor frecuencia después de intervención quirúrgica en el abdomen o la pelvis, también pueden formarse en personas en quienes nunca se ha practicado una operación. Se informa que la incidencia de adherencias abdominales varía de 55 a 94% en individuos en quienes se ha realizado intervención quirúrgica abdominal o pélvica.  De manera alternativa, las adherencias abdominales ocurren alrededor de 10% de las veces en sujetos en quienes nunca se ha efectuado una operación.



Diagnóstico



Los individuos por lo general informan intervención quirúrgica previa en el abdomen, en particular si hubo infección.  Los cólicos y el dolor abdominal intenso constituyen los síntomas primarios de adherencias que están causando obstrucción intestinal parcial. También se informa náusea seguida por vómito que puede ocurrir en ondas si la adherencia causa obstrucción intestinal completa.



El examen físico puede revelar una cicatriz quirúrgica. Es posible que se observe distensión del abdomen si ha ocurrido obstrucción intestinal completa. Escuchar el abdomen con un estetoscopio (auscultación) puede revelar ruidos intestinales anormales.



Las radiografías del abdomen pueden revelar obstrucción del intestino delgado. Si el dolor es el único síntoma y no hay datos de obstrucción intestinal, pueden efectuarse muchas otras pruebas.  En algunos enfermos puede resultar útil la evaluación con tomografía o incluso resonancia magnética.  Cuando el diagnóstico es cuestionable, la exploración quirúrgica y la visualización mediante laparoscopia o laparotomía quizá sea la prueba diagnóstica final.
Tratamiento



La liberación quirúrgica de adherencias (adhesiólisis o lisis de adherencias) es el único tratamiento eficaz, pero puede resultar problemático porque la intervención quirúrgica quizá haya sido la causa original de las adherencias. La adhesiólisis de adherencias tanto abdominales como pélvicas a menudo puede efectuarse mediante un endoscopio insertado a través de una pequeña incisión cutánea (laparoscopia).  Sea mediante el laparoscopio o de un procedimiento quirúrgico abierto, las adherencias se cortarán (disección armada), se coagularán con electricidad.


Si una porción del intestino ha quedado privada de riego sanguíneo, tal vez sea necesario extirparla. Esto puede exigir conectar el intestino a la pared abdominal (ostomía), que quizá se pueda volver a conectar al intestino posteriormente.  Se han creado técnicas quirúrgicas más nuevas en las cuales se insertan membranas fabricadas (mallas) de celulosa, politetrafluoroetileno (PTFE) o hialuronato de sodio/carboximetilcelulosa (HA/CMC) entre órganos. Estas reducen la tendencia a que se formen adherencias. La adhesiólisis de adherencias pequeñas en el colon puede realizarse por medio de un endoscopio.

Pronóstico


La extirpación quirúrgica de las adherencias produce buen resultado, con recuperación completa en la mayoría de las personas; sin embargo, en alrededor de 11 a 21% de los afectados volverán a formarse las adherencias semanas a años luego de la intervención quirúrgica.



Complicaciones


Es posible que aparezcan más adherencias después de la intervención quirúrgica efectuada para eliminar las originales.

24 de noviembre de 2014

Endometriosis

La endometriosis es un trastorno crónico del sistema reproductor femenino que ocurre cuando el tejido que normalmente recubre el útero (endometrio) crece fuera de este órgano.

Los sitios frecuentes de endometriosis son los ovarios, las trompas de Falopio, los genitales externos (vulva), los ligamentos que sostienen el útero, el intestino, la vejiga, el cuello uterino y la vagina.  Rara vez, se ha encontrado endometriosis fuera de la pelvis y el abdomen.

La endometriosis responde a las hormonas del ciclo menstrual.  Cada mes, los implantes endometriales crecen y se engruesan, como lo hace el recubrimiento del útero.  Si no ocurre el embarazo, los implantes se desintegran y sangran. Sin embargo, a diferencia del tejido en el útero, el endometrio no tiene forma de salir del cuerpo cuando se desintegra. Queda atrapado, y puede irritar al tejido circunvecino.  El resultado puede ser dolor, inflamación y formación de tejido cicatrizal (adhesiones).

La causa de la endometriosis no está clara, pero una teoría común es la “menstruación retrógrada” en la cual parte de la sangre menstrual fluye en hacia fuera de las trompas de Falopio en lugar de salir por la vagina.  Como consecuencia, las células endometriales que se encuentran en el flujo menstrual pueden fijarse por sí mismas a diferentes sitios.  Otra teoría sugiere posible transporte de las células endometriales por las circulaciones linfática o sanguínea.

Asimismo, algunas pruebas sugieren algunas infecciones pueden estar asociadas al desarrollo de endometriosis.

Cuando una mujer queda embarazada o llega a la menopausia, la endometriosis disminuye, y gran parte del dolor desaparece.  Sin embargo, cualquier tejido cicatrizal persistirá y quizá siga causando dolor aun cuando el ciclo menstrual haya cesado. Es posible que los síntomas empiecen de nuevo después de un embarazo o, rara vez, pueden reactivarse por terapia de reemplazo de hormona luego de la menopausia.

Riesgo

Una mujer cuya madre, hija o hermana presentan endometriosis tiene 10 veces más probabilidades de presentar la enfermedad (Mayo Clinic). Aunque la endometriosis puede afectar a mujeres de cualquier edad o raza que menstrúan, las que han dado a luz quizá tengan menos probabilidades de presentar endometriosis que las que no han dado a luz. Otros factores de riesgo son ascendencia asiática y anormalidades estructurales del útero.

Incidencia y prevalencia

Se desconoce la incidencia exacta de endometriosis, porque el diagnóstico positivo exige intervención quirúrgica. La endometriosis puede afectar a 10 a 15% de las mujeres de 25 a 44 años de edad que menstrúan. También puede afectar a adolescentes.

Se estima que 25 a 50% de las mujeres con problemas de infertilidad tiene endometriosis.

Diagnóstico

Interrogatorio

Es posible que las pacientes no informen síntomas o que reporten varios; los que se informan con mayor frecuencia son dolor pélvico o sangrado menstrual anormal o copioso. La cantidad de dolor no se correlaciona con la extensión de la endometriosis. El dolor intenso en el abdomen o en la región lumbar, o en ambas zonas, puede empezar antes de un periodo menstrual y empeorar hacia el final de un periodo.

Otros síntomas posibles son fatiga, dolor con el coito, diarrea, estreñimiento, defecaciones dolorosas durante el periodo menstrual, sangrado rectal o sangre en la orina sólo durante el periodo menstrual y sangrado irregular o manchado entre los periodos. Puede ocurrir dolor tipo cólico en la parte baja del abdomen en cualquier momento del ciclo. Un crecimiento endometrial grande puede causar sensación de presión en la pelvis.

Examen físico

Un examen pélvico puede detectar los crecimientos endometriales o áreas hipersensibles cuando se palpa el útero. También es posible observar los crecimientos si se localizan en la parte superior de la vagina o en el cuello uterino. Sin embargo, muchas mujeres no tienen datos anormales en el examen físico. La esterilidad inexplicable puede despertar la sospecha de endometriosis.

Pruebas

La laparoscopía, un procedimiento quirúrgico, es el método de uso más frecuente, y preciso, para identificar la endometriosis. El médico inserta un endoscopio pequeño, con luz, en el abdomen a través de una pequeña incisión por debajo del ombligo, e inspecciona visualmente la pelvis y el abdomen. A veces se extrae una pequeña muestra de tejido para examen al microscopio. La laparoscopia puede revelar la localización, la extensión y el tamaño de los crecimientos endometriales y ayudar en las decisiones respecto a tratamiento.

En mujeres que presentan esterilidad y dolor puede vigilarse la concentración de antígeno de cáncer (CA) 125 (una proteína que se encuentra en los órganos pélvicos de pacientes con endometriosis). Las cifras de Ca125 son más altas en endometriosis moderada a grave, y se utilizan tanto para el diagnóstico como para vigilar los efectos de la terapéutica.

Quizá se requieran pruebas adicionales para excluir otros diagnósticos que generan síntomas similares, como una prueba para detectar embarazo por si hubiera gestación ectópica, examen general de orina para infección urinaria, colonoscopia o enema de bario a fin de excluir enfermedad intestinal (como diverticulitis), o ultrasonografía para excluir cáncer de ovario.

Tratamiento

El tratamiento está basado principalmente en la intensidad de los síntomas, la extensión de la enfermedad, la edad de la mujer y su deseo de procreación futura. El tratamiento puede incluir observación cuidadosa, tratamiento médico o quirúrgico, o ambos.

En mujeres sin síntomas o con sólo molestia leve, quizá sólo se requiera observación. No se ha comprobado que el tratamiento temprano evite síntomas tardíos o los disminuya. Los analgésicos pueden resultar útiles.

El tratamiento hormonal para la endometriosis incluye píldoras para el control de la natalidad, dosis altas de otra hormona femenina (progestinas) o un derivado de hormona masculina. La hormonoterapia puede ayudar a detener la diseminación y reducir el dolor por endometriosis al interrumpir el ciclo menstrual. Otra opción de tratamiento es una sustancia sintética parecida a hormona (análogo de GnRH) que interrumpe de manera temporal la producción de estrógeno y produce una menopausia médica. Esta terapéutica con frecuencia reduce los crecimientos endometriales y proporciona alivio importante de los síntomas.

El tratamiento quirúrgico conservador se dirige a aliviar los síntomas de dolor de la endometriosis sin eliminar los órganos de la reproducción. Puede usarse electrocauterio, ultrasonido o láser para eliminar tejido endometrial o destruirlo. A veces, se puede eliminar tejido endometrial durante laparoscopia diagnóstica. Sin embargo, las pacientes con endometriosis moderada a grave quizá requieran intervención quirúrgica abdominal más extensa.

En un estudio con asignación al azar se encontró que la extirpación de la endometriosis, la lisis laparoscópica de adherencias (adhesiólisis), y la eliminación mediante corte (ablación) de los nervios uterosacrales, fueron más eficaces para reducir el dolor que la laparoscopia diagnóstica sola. En el mismo estudio se encontró que, además de reducir el dolor, la lisis laparoscópica de adhesiones puede ayudar a aumentar los índices de fecundidad en mujeres que presentan endometriosis moderada a grave. Si son normales, los ovarios y las trompas de Falopio no se tratan. Aunque los síntomas dolorosos pueden aliviarse mediante intervención quirúrgica, los síntomas por lo general reaparecen.

Sólo se lleva a cabo una intervención quirúrgica más extensa cuando todas las otras opciones han fracasado. Esto puede incluir extirpación del útero (histerectomía) y de ambos ovarios (ooforectomía), y tal vez de las trompas de Falopio (salpingo-ooforectomía bilateral). Aunque estos métodos pueden ayudar a prevenir la recurrencia de endometriosis, también dejan a la mujer incapaz de tener hijos y en un estado de menopausia.

Nuevos tipos de fármacos se encuentran en estudio para el tratamiento de la endometriosis.

Pronóstico

La mayoría de las mujeres obtiene un alivio importante del dolor y aún puede tener hijos. Alrededor de 90% de las mujeres que presentan endometriosis leve a moderada es capaz de quedar embarazada en el transcurso de cinco años (Mayo Clinic). El tratamiento actual ofrece alivio de los síntomas, pero no se dispone de una cura. La endometriosis por lo general recurre después de intervención quirúrgica, aunque el uso de anticonceptivos orales puede lentificar su progresión. Es imposible predecir la evolución de la endometriosis en una mujer.

Complicaciones

La complicación primaria es la alteración de la fecundidad. Pueden formarse adherencias y causar obstrucción intestinal. Los crecimientos en la vejiga, o cerca de ella, pueden interferir con la función urinaria. La sangre que queda atrapada dentro del ovario puede acumularse y causar un tumor no canceroso (endometrioma). El dolor crónico recurrente o la esterilidad pueden llevar a depresión y problemas emocionales. La terapia hormonal suele generar efectos secundarios.

1 de noviembre de 2014

¿Qué es una biopsia?

Una biopsia es un procedimiento que se efectúa para obtener una pequeña muestra de tejido (células) para examinar en un laboratorio.

Casi siempre se realiza para ayudar al médico a hacer un diagnóstico. Por ejemplo, puede examinarse una muestra de un tumor para determinar si es benigno o maligno (canceroso).

También puede obtenerse una biopsia para evaluar la gravedad de una enfermedad o la extensión de la misma (p. ej., una biopsia de hígado o de riñón).

Otra razón frecuente para obtener una biopsia es para valorar la eficacia de ciertos tratamientos médicos; por ejemplo, después de quimioterapia para cáncer, el médico puede obtener biopsia de los tejidos afectados para verificar si se ha destruido el cáncer.

Hay varios métodos para obtener una muestra de biopsia.  Punción con aguja fina y escisional abierta son las más comunes.

Una biopsia por lo general puede obtenerse de manera ambulatoria, salvo que sea muy amplia o haya requerido anestesia general.

Los detalles del procedimiento varían dependiendo del tejido del cual se esté obteniendo biopsia.  El cirujano decidirá si puede extirparse el órgano o la masa tumoral de forma completa entero o tomará sólo una porción de la masa.

Por lo general se espera recuperación completa después de la biopsia sin embargo, al igual que con todas las técnicas quirúrgicas, debe considerarse el riesgo de infección, hemorragia, formación de tejido cicatrizal, y reacción alérgica a la anestesia. La alteración quirúrgica de una neoplasia cancerosa o de una infección localizada (absceso) rara vez causa diseminación de las células cancerosas o de microorganismos infecciosos.

ACUDE CON TU MÉDICO PARA CONOCER MAYORES DETALLES Y SABER QUE PROCEDIMIENTO ES EL MÁS INDICADO PARA TÍ.

HERNIA INGUINAL

Una hernia es la protrusión de un órgano o tejido a través de la estructura que por lo general lo contiene.

Las hernias pueden originarse en el abdomen debido a una debilidad en su pared muscular. La pared de la abdomen es relativamente débil en la ingle (donde la parte baja del abdomen se une con el muslo) y, en consecuencia, hay tres tipos de hernias en el abdomen que pueden observarse en esta región: inguinal indirecta, inguinal directa, y femoral.

Las hernias inguinales indirectas ocurren donde el cordón espermático (en varones) o un ligamento fibroso pequeño (en mujeres) corre a través de una abertura en la parte baja de la pared del abdomen (conducto inguinal). Cuando el conducto no se cierra de manera suficientemente apretada alrededor del ligamento o el conducto espermático, la presión aumentada dentro del abdomen, como la que se crea durante actividad extenuante, puede forzarlo a abrirse. Entonces puede formarse un saco herniario que puede contener el epiplón u omento, partes del intestino, o partes de la vejiga urinaria, que sobresale hacia el conducto inguinal o a través del mismo.

Conforme el saco herniario se agranda, puede extenderse hacia el escroto (en varones) o hacia la ingle (en mujeres).

Las hernias inguinales directas pasan directamente a través de la pared del abdomen (en lugar de a través de un conducto) en un área de debilidad muscular. El debilitamiento del abdomen por lo general ocurre por una combinación de envejecimiento y aumento de la presión en el abdomen que puede ser el resultado de tos crónica o esfuerzo.

En una hernia femoral, el saco herniario sobresale en dirección descendente a través de la abertura (conducto femoral) donde los vasos sanguíneos de gran calibre (la arteria y la vena femorales) pasan hacia el muslo. La hernia femoral es un tipo de hernia indirecta.

Cada uno de estos 3 tipos de hernia puede describirse como reducible o incarcerado.

Una hernia reducible es aquélla en la cual el saco herniario se puede empujar de regreso hacia el abdomen mediante manipulación con un dedo. Con una hernia incarcerada, el saco herniario ha quedado atrapado de modo que no se puede empujar de regreso hacia la cavidad abdominal al usar manipulación con un dedo. En este caso, es posible que el riego sanguíneo cese (estrangulación), y el resultado puede ser muerte de tejido (necrosis).

Como se comentó previamente las hernias a menudo ocurren como una complicación relacionada con esfuerzos o al incrementarse la presión dentro del abdomen (hipertrofia prostática, embarazo, tos crónica, estreñimiento, cargar o levantar objetos pesados, etc).

Riesgo

Cualquier estado que aumente el la presión en el abdomen (como obesidad, tos crónica, o esfuerzo crónico) puede fomentar la aparición de una hernia.

La incidencia de hernia inguinal indirecta aumenta entre individuos que están en el sexto decenio de la vida, y después disminuye de manera lenta progresiva durante años posteriores. El padecimiento es mucho más frecuente en varones que en mujeres (Hart).

Las hernias inguinales directas se observan con mayor frecuencia en varones de más de 40 años de edad.

Las hernias femorales rara vez ocurren antes de la edad de la pubertad, y tienen muchas más probabilidades de afectar a mujeres que a varones (Mullins).

Incidencia y prevalencia

Las hernias inguinales comprenden 75% de las hernias en el abdomen; ocurren con frecuencia 25 veces mayor en varones que en mujeres (Mullins).

Diagnóstico

El paciente refiere hinchazón en el área de la ingle. Puede ser indolora, o es posible que se informen molestias con el esfuerzo o la tos. El sujeto podría relacionar el inicio de la tumefacción con un episodio de levantamiento de objetos pesados.

Examen físico

En una hernia inguinal, aparece un abultamiento o tumefacción en el área de la ingle o dentro del saco escrotal. La protuberancia aparecerá en la parte baja del abdomen (cerca del área de la parte alta del muslo) en el caso de una hernia femoral.

Quizás sea posible determinar si la hernia es reducible o está incarcerada mediante manipulación con un dedo. El diagnóstico exacto no se puede confirmar sino hasta el momento de la operación.

Pruebas

Por lo general no se necesitan pruebas en el diagnóstico de hernias inguinales o femorales. Sin embargo, el mejor procedimiento diagnóstico es la ultrasonografía.

Tratamiento

Las hernias inguinales deben repararse porque el riesgo de obstrucción y estrangulación casi siempre es mayor que el riesgo que plantea la intervención quirúrgica.

En presencia de hiperplasia prostática apreciable, es mejor que este padecimiento se trate primero para reducir las complicaciones de retención urinaria e infección de las vías urinarias.

Casi todas las hernias en la región inguinal o femoral son no complicadas y pueden repararse con bloqueo peridural.  Tal vez se requiera una breve estancia en el hospital.

Pronóstico

Una hernia estrangulada puede poner en peligro la vida. El riesgo de estrangulación inguinal es de 2.8% durante los primeros tres meses, y aumenta a 4.5% al cabo de 2 años; el riesgo de estrangulación de hernia femoral es de 22% a los tres meses y de 45% a los dos años (Mullins).

Casi siempre se espera recuperación completa después de reparación quirúrgica de una hernia. La hernia recurre en menos de 3% de las reparaciones (Hart).

La probabilidad de recurrencia depende del tamaño de la hernia y de la gravedad de la misma, el antecedente de una recurrencia, la presencia de factores predisponentes, y la técnica quirúrgica usada para la reparación.

Usar un parche sintético o malla para fortalecer la pared abdominal puede disminuir el riesgo de recurrencia.

Complicaciones

El saco herniario puede quedar atrapado (incarcerado), lo que puede llevar a obstrucción del contenido de alimento intestinal o eliminación del flujo sanguíneo hacia el órgano que de sobresale (estrangulación). Este problema es más frecuente en las hernias indirectas y femorales porque pasan a través de un anillo de tejido muscular (anillo herniario) que comprende el conducto inguinal o femoral. La estrangulación es una urgencia médica, y se requiere intervención quirúrgica inmediata para prevenir muerte de tejido (necrosis) dentro del tejido atrapado. La recurrencia de la hernia es otra complicación posible.

Recuperación/Pronóstico

Usualmente la reparación quirúrgica es ambulatoria, teniendo que permanecer en el hospital un promedio menor a 24 horas.  Posterior al alta hospitalaria se revisará y retirarán los puntos entre el 7o y 10o días del  posoperatorio.

Las situaciones que pueden entorpecer la recuperación son:  Infecciones, sangrado, rechazo de malla, colecciones o dolor neuropático o crónico.

El paciente puede regresar a sus actividades posterior al retiro de puntos.  En ocasiones se sugiere utilizar una faja o suspensorio.  El ejercicio puede retomarse entre 6-8 semanas posteriores a la cirugía.

NO DUDE EN CONTACTARME SI REQUIERE INFORMACIÓN ADICIONAL.

HERNIA UMBILICAL

Definición.

Una hernia umbilical describe una protrusión alrededor del ombligo que puede contener parte del intestino, o la membrana adiposa que se encuentra dentro del abdomen (epiplón u omento), o ambos.

Las hernias a menudo sobresalen a través de zonas débiles; el área umbilical es una de esas áreas. Es ahí donde los vasos sanguíneos de la madre proporcionan al feto nutrientes y donde, después del nacimiento, esos vasos se desprenden, y dejan el ombligo como su recordatorio de por vida. Las hernias umbilicales en bebés por lo general se cierran espontáneamente hacia los cuatro años de edad.

Una hernia umbilical por lo general ocurre cuando el tejido conectivo (aponeurosis) de la pared del abdomen se debilita alrededor del área del ombligo (esto es, la hernia es adquirida, no congénita). El debilitamiento ocurre durante un periodo de años hasta que el contenido del abdomen sobresale en forma de un saco, y se forma un abultamiento alrededor del ombligo.

Una hernia umbilical recién formada por lo general es pequeña y sólo contiene el epiplón adiposo, sin embargo, conforme crece la hernia más contenido del abdomen se involucra.

En un adulto, la acumulación interna de presión contra la pared del abdomen puede contribuir a la formación de hernia umbilical. Una hernia puede formarse después de trabajo de parto prolongado, en especial luego de múltiples embarazos. También puede ser el resultado de la acumulación de líquidos en el abdomen (ascitis) por causas como enfermedad cardiovascular, hepática o renal; por tumores abdominales grandes; por obesidad extrema, o por bronquitis o asma.

Las hernias umbilicales en adultos tienden a quedar atascadas (incarceradas), lo que estrangula el contenido intestinal y exige intervención quirúrgica urgente. Por ende, se recomienda que la hernia se repare tan pronto como sea posible después de que se descubra.

Riesgo.

los individuos obesos tienen riesgo importante de presentar hernia umbilical debido al aumento de la presión intraabdominal.

Cualquier acción que aumente la presión en la cavidad abdominal, como toser, vomitar, levantar objetos pesados, o hacer esfuerzo al defecar, también incrementa el riesgo.

Las hernias umbilicales son más frecuentes en mujeres que en varones y pueden ocurrir a cualquier edad.

Interrogatorio.

Los individuos con una hernia umbilical refieren una protrusión por arriba o por abajo del ombligo, que se expande al toser (impulso expansivo de la tos) o al hacer esfuerzo con el abdomen. Es posible que no haya dolor relacionado, aunque con cierta frecuencia hay dolor en el área del abultamiento al toser o al hacer esfuerzo.

Examen físico.

Una hernia umbilical se identifica por un abultamiento o una debilidad por arriba del ombligo o por debajo del mismo. Es posible que haya alteraciones del color de la piel que cubre la hernia. La extensión de la hernia por lo general puede sentirse con la mano (palpación), y puede ser pequeña o grande. En general, la masa que sobresale a través del sitio de incisión no se puede regresar hacia la cavidad abdominal con un dedo (es irreducible).

Pruebas y estudios complementarios.

El diagnóstico no plantea dificultades y, por lo general, no se necesitan pruebas.  En casos especiales pueden usarse tomografía computarizada, ultrasonografía, o radiografías auxiliadas con medio de contraste para visualizar la naturaleza del contenido herniado.

Tratamiento.

Cuando una hernia umbilical pequeña se empuja con facilidad de regreso hacia el abdomen (reducible) en un adulto de peso normal, se puede realizar la operación de manera ambulatoria.

Las hernias umbilicales grandes por lo general se tratan mejor con intervención quirúrgica (procedimiento de Mayo) aunque en ocasiones será necesario incorporar una prótesis o malla de polipropileno para proporcionar apoyo y mantener dentro del abdomen el saco herniado. Las hernias umbilicales muy grandes son frecuentes en individuos en extremo obesos, y quizá sea necesario extirpar grandes porciones de grasa (lipectomía) para reparar la hernia.

Pronóstico

Por lo general se recomienda reparación quirúrgica. Más de 90% de los individuos saludables tratados quirúrgicamente con reparación con red pueden egresar del hospital el mismo día de la operación.

Las complicaciones de una hernia umbilical no operada pueden incluir incarceración del saco herniado y su contenido. En consecuencia, puede suspenderse el flujo de sangre hacia el tejido (estrangulación), y el tejido puede necrosarse. Hay dolor, vómito, estreñimiento completo e incluso choque. Esta condición es una urgencia médica.

Otras complicaciones posibles de la hernia umbilical comprenden rotura del saco herniario, ascitis, infección, distensión del abdomen, neumonía, acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar), alteraciones del color de la piel debido a disfunción hepática (ictericia), sangrado (hemorragia) intestinal, y problemas de los riñones (renales).

Posoperatorio.

Deben esperarse restricciones sobre levantamiento de objetos y actividad física extenuante durante varias semanas después de la reparación quirúrgica de hernia umbilical.

Después de la recuperación, el individuo por lo general puede regresar al trabajo en su capacidad completa, sin minusvalidez. Rara vez (menos del 5%), una hernia umbilical recurrirá después de reparación quirúrgica aunque siempre hay que avisar al médico si hay una enfermedad coexistente, como obesidad grave, diabetes o cáncer, que pueda complicar el tratamiento o afectar la recuperación.

Incapacidad laboral.

Los factores que pueden influir sobre la duración de la incapacidad comprenden la gravedad de la hernia, el procedimiento quirúrgico usado como tratamiento, la presencia de complicaciones y la naturaleza de las mismas, y los requerimientos laborales.

Los sujetos de edad más avanzada (mayor que 35 años de edad) tienden a tener un periodo de incapacidad más prolongado.

30 de octubre de 2014

Cirugía General y Digestiva


La cirugía digestiva es una rama de la cirugía general que se ocupa de aquellos pacientes que sufren de una enfermedad del tubo digestivo (órganos dentro del abdomen) y requieren un tratamiento quirúrgico.

11 de diciembre de 2013

COLECISTECTOMÍA LAPAROSCÓPICA (INFORMACIÓN PARA PACIENTES)



COLECISTECTOMÍA LAPAROSCÓPICA (INFORMACIÓN PARA PACIENTES)

La extracción de la vesícula biliar es una de las cirugías más frecuentes. En el pasado, cuando un cirujano recomendaba una operación de la vesícula biliar, era necesaria una gran incisión y consecuentemente había mucho dolor después de la cirugía. Estos pacientes requerían permanecer en el hospital casi durante una semana y no regresaron a sus actividades normales hasta seis semanas después.


Es normal que al saber esto Usted esté preocupado. Quizás Usted no puede darse el lujo de estar ausente de su trabajo, y obviamente debe estar preocupado de no estar totalmente funcional en el hogar por un mes o más. Actualmente existe una técnica con grandes ventajas llamada laparoscopía y el nombre médico de este procedimiento es Colecistectomía Laparoscópica.

Las ventajas más evidentes son:

  • En vez de una incisión de 15 - 20 cm la operación requiere solamente tres o cuatro pequeñas heridas en el abdomen.
  • El paciente usualmente tiene mínimo dolor postoperatorio
  • El paciente usualmente experimenta una recuperación más rápida
  • La mayoría de los pacientes regresan a su hogar en las primeras 24-48 horas y disfrutan un rápido retorno a las actividades normales.

PERO ¿QUÉ ES LA VESÍCULA BILIAR?

  • La vesícula biliar es un órgano en forma de pera que descansa debajo del hígado.
  • Su función principal es la colección y concentración de bilis (la cual se produce en el hígado).
  • La bilis es liberada por la vesícula después de comer, ayudando a la digestión.
  • La bilis viaja a través de los conductos biliares hacia el intestino delgado.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LOS PROBLEMAS DE LA VESÍCULA?

Los problemas de la vesícula biliar son usualmente causados por la presencia de cálculos, los cuales son pequeñas piedras compuestos principalmente de colesterol y sales biliares, que se forman en la vesícula o en la vía biliar.

  • No se sabe porque algunas personas forman cálculos.
  • No se conoce alguna medida para prevenir los cálculos.
  • Estos cálculos pueden obstruir la salida de la bilis de la vesícula, causando su inflamación y produciendo dolor abdominal agudo, vómito, indigestión y, ocasionalmente, fiebre.
  • Si el cálculo obstruye el colédoco, se puede producir ictericia (color amarillo en la piel).


¿CÓMO SE ENCUENTRAN Y TRATAN ESTOS PROBLEMAS?

Después de que el paciente tiene síntomas...

  • El ultrasonido (ecografía) es el método más usado para encontrar los cálculos.
  • En pocos casos más complejos, otros exámenes pueden ser usados para evaluar la vesícula.
  • Los cálculos no son expulsados por sí mismos. Algunos pueden ser manejados temporalmente con medicamentos o dietas especiales. Estos tratamientos tienen baja tasa de éxito y los síntomas continuarán hasta que la vesícula se extraiga.
  • La extracción quirúrgica de la vesícula biliar es el tratamiento más seguro y reconocido a través del tiempo para las enfermedades de la vesícula biliar.

¿QUÉ PREPARACIÓN ES REQUERIDA?

  • Antes de la cirugía, se requieren mínimo 8 horas de ayuno.
  • Usted debe bañarse la noche anterior o en la mañana de la cirugía.
  • Si usted padece estreñimiento o constipación consulte con su cirujano sobre las ventajas o no de realizar un enema o alguna preparación similar.
  • Algún examen preparatorio puede ser requerido de acuerdo a su condición médica.
  • Si toma alguna medicación diariamente, discuta con su cirujano si él desea que tome alguna medicación en la mañana.
  • Si usted toma aspirina, anticoagulantes o alguna otra medicación DEBE informarlo a su cirujano pues en ocasiones es necesario suspender estos medicamentos previo a la cirugía.

¿CÓMO SE REALIZA LA EXTRACCIÓN LAPAROSCÓPICA DE LA VESÍCULA BILIAR?

  • Bajo anestesia general. El paciente va estar dormido durante la cirugía.
  • Mediante una cámara y un lente especial (laparoscopio) a través del ombligo se realizará la cirugía asistida por video, lo cual le dará al cirujano una imagen clara y magnificada de los órganos.
  • Utilizando unos instrumentos especialmente diseñados se separará delicadamente la vesícula de sus adherencias y se extraerá a través de una de las incisiones.
  • Si el cirujano encuentra uno o más cálculos en el colédoco (conducto biliar), se pueden extraer usando un endoscopio especial o bien se puede decidir extraerlos después usando otro procedimiento mínimamente invasivo. En algunos casos será necesario convertir a una cirugía abierta con el objeto de extraer todos los cálculos.
  • Después de que el cirujano ha extraído la vesícula, las pequeñas incisiones son cerradas con puntos de sutura.

¿QUÉ OCURRE SI LA CIRUGÍA NO SE PUEDE REALIZAR POR MEDIO DE LA LAPAROSCOPÍA?

En un número pequeño de pacientes no es posible completar la cirugía mediante el método laparoscópico ya sea por la incapacidad de visualizar o manejar las diferentes estructuras o cuando el cirujano decide que es más seguro convertir la cirugía laparoscópica a cirugía abierta.

Esto no debe ser considerado una complicación. Esta decisión significa buen juicio quirúrgico.
Algunos factores que aumentan el riesgo de conversión a cirugía abierta incluyen la obesidad, antecedentes de cirugías abdominales previas que causan cicatrices densas o sangrado durante la cirugía.

La decisión de ejecutar un procedimiento abierto es una decisión de juicio realizada por su cirujano antes o durante la cirugía. La decisión de convertir a cualquier procedimiento abierto es basada estrictamente en la seguridad del paciente.


¿CUÁNTO TIEMPO PERMANECERÁ EN EL HOSPITAL?

  • La mayoría de los pacientes regresan a su hogar en las primeras 24-48 horas después de la cirugía.
  • La mayoría de los pacientes pueden regresar a trabajar después de siete días de haber realizado el procedimiento laparoscópico.

¿ES SEGURA LA OPERACIÓN?

Numerosos estudios médicos muestran que la tasa de complicaciones de la cirugía laparoscópica de vesícula es comparable a la tasa de complicaciones de la cirugía tradicional de la vesícula cuando se realiza por un cirujano adecuadamente entrenado.


¿EXISTEN RIESGOS?

Existen riesgos como en cualquier clase de operación. La gran mayoría de los pacientes de colecistectomía laparoscópica no experimentan complicaciones y rápidamente retornan a sus
actividades normales.

Es importante recordar que antes de sufrir cualquier tipo de cirugía (bien sea laparoscópica o abierta) usted debe preguntar a su cirujano a cerca de su experiencia y deberá conocer los riesgos, beneficios y posibles complicaciones que puedan presentarse.

Las complicaciones más frecuentes pueden incluir sangrado, infección, neumonía, trombosis, problemas cardiacos y fuga biliar con o sin sección de conductos.


¿QUÉ OCURRE DESPUÉS DE LA CIRUGÍA DE LA VIA BILIAR?


  • Debe considerar que la extracción de la vesícula biliar es una cirugía abdominal mayor.
  • Puede haber dolor.
  • Puede haber náusea y/o vómito.
  • Puede requerir una dieta especial de 8 a 12 semanas.
  • El caminar es aconsejado.
  • Los pacientes pueden retirarse sus vendajes y bañarse al día siguiente de la cirugía.
  • Los pacientes probablemente serán capaces de regresar a sus actividades normales incluyendo conducir su automóvil, subir escaleras, levantar objetos livianos y trabajar.
  • La presencia de fiebre, color amarillo en los ojos o la piel, empeoramiento del dolor abdominal, distensión, nausea y vómito persistente, o drenaje por alguna de las heridas son indicaciones de que alguna complicación puede haber ocurrido. Usted debe contactar a su cirujano en estas circunstancias.
SAGES 2013

22 de noviembre de 2013

AVISO DE PRIVACIDAD MEDICOS CDRM


Aviso de Privacidad de Médicos Profesionales


Identidad y Domicilio del Responsable


Los datos personales proporcionados por usted serán utilizados por el Dr. Miguel Angel Rico Hinojosa y/o la Clínica Digestiva de la Riviera Maya (en adelante “CDRM”) con domicilio en 50 Avenida esquina calle 28 Norte, primer piso, consultorio 217, Playa de Carmen, Municipio de Solidaridad, Quintana Roo, C.P. 77712.


Datos personales sometidos a tratamiento

La CDRM, para cumplir con las finalidades señaladas en el presente Aviso, tratará datos personales de identificación, datos personales de contacto, datos profesionales, datos sobre características físicas, datos académicos, datos biométricos, datos patrimoniales y/o financieros.

Nos comprometemos a que los mismos serán tratados bajo estrictas medidas de seguridad, siempre garantizando su confidencialidad. De este modo, le informamos que su consentimiento para el tratamiento de este tipo de datos está exceptuado por ser necesario para el cumplimiento de las obligaciones derivadas de la relación profesional entre usted y la CDRM.


Finalidades Primarias

Los datos personales que nos ha proporcionado serán utilizados para las siguientes finalidades primarias y necesarias:

  • El cumplimiento de las disposiciones del contrato de prestación de servicios que usted suscriba con la CDRM;
  • Integrarle a la comunidad médica de la CDRM;
  • La creación de un perfil usuario para la administración de su estancia profesional en la CDRM o los hospitales de Convenio; 
  • La administración del acceso físico a las instalaciones de la CDRM; 
  • La administración del acceso electrónico a los sistemas e infraestructura tecnológica de la CDRM
  • La administración de herramientas de desempeño profesional; 
  • La creación e implementación de procesos analíticos y estadísticos; 
  • Dar referencias profesionales de usted y;
  • En resumen, para realizar todas las actividades necesarias para la administración y gestión de los servicios profesionales que presta a la CDRM.



Finalidades Secundarias

Además, si usted no se opone, la CDRM tratará sus datos personales necesarios para finalidades secundarias relacionadas con la mejora y fomento del mejor entorno y clima dentro de la CDRM (como difusión de felicitaciones y demás celebraciones y días especiales). También, su imagen personal (ya sea foto, video, etc.) podrá ser utilizada en la elaboración de material informativo y promocional.


Transferencias

La CDRM para cumplir la(s) finalidad(es) necesarias anteriormente descrita(s) u otras aquellas exigidas legalmente o por las autoridades competentes, sólo transferirá los datos necesarios en los casos legalmente previstos, en especial, la CDRM transferirá sus datos personales necesarios a aquellas sociedades que forman parte del grupo societario de la CDRM, esto es, a nuestra compañía controladora, así como empresas subsidiarias y filiales de la CDRM para la correcta prestación de nuestros servicios. Le informamos que dicha transferencia no requiere de su consentimiento conforme a la normatividad porque las empresas del Grupo operan bajo los mismos procesos y políticas de respeto a la privacidad.


Medio y procedimiento para Derechos ARCO y Revocación del Consentimiento 

Usted o su representante legal podrá ejercer cualquiera de los derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición (en lo sucesivo “Derechos ARCO”), así como revocar su consentimiento para el tratamiento de sus datos personales solicitando el modelo que para tal fin existe en nuestro Centro.

Para que el Responsable de Privacidad de la CDRM pueda darle seguimiento a su solicitud, usted o su representante legal, deberá acreditar correctamente su identidad para lo que es necesario que complete todos los campos indicados en la Solicitud y lo acompañe con copia de alguna de las identificaciones oficiales vigentes que se señalan en el mismo.

O a través de la dirección electrónica cdigestivarm@outlook.com, en cuyo caso también  deberán de acreditarse de forma correcta.

En caso de que la información proporcionada en la Solicitud sea errónea o insuficiente, o bien, no se acompañen los documentos de acreditación correspondientes, el Responsable, dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes a la recepción de la solicitud, podrá requerirle que aporte los elementos o documentos necesarios para dar trámite a la misma. Usted contará con diez (10) días hábiles para atender el requerimiento, contados a partir del día siguiente en que lo haya recibido. De no dar respuesta en dicho plazo, se tendrá por no presentada la solicitud correspondiente.

El Responsable le comunicará la determinación adoptada, en un plazo máximo de veinte (20) días hábiles contados desde la fecha en que se recibió la solicitud, a efecto de que, si resulta procedente, haga efectiva la misma dentro de los quince (15) días hábiles siguientes a que se comunique la respuesta. La respuesta se dará vía electrónica a la dirección de correo que se especifique en la Solicitud.


Limitación y/o Divulgación de sus datos personales

Usted podrá limitar el uso o divulgación de sus datos personales enviando su solicitud al Responsable a la dirección cdigestivarm@outlook.com. Los requisitos para acreditar su identidad, así como el procedimiento para atender su solicitud se regirán por los mismos criterios señalados en el apartado anterior. De esta manera, como mecanismo de limitación, en caso de solicitarlo La CDRM registrará sus datos en un listado de exclusión interno.
  
Cambios al Aviso de Privacidad


Cualquier cambio o modificación al presente aviso podrá efectuarse por La CDRM en cualquier momento y se dará a conocer a través de su 
portal www.clinicadigestivarivieramaya.com

2 de junio de 2012

HIGH QUALITY - BILINGUAL HEALTH-CARE IN PLAYA DEL CARMEN



Mexican health-care is extremely costeffective, estimated at just 25-30% of equivalent U.S. healthcare costs. An office visit to a private doctor in Mexico City may cost $30-40. Its proximity to the U.S. makes Mexico an attractive medical tourism destination.

To date, Mexico’s medical industry has concentrated on cosmetic and dental surgeries for its international patient base, but as the number of U.S. and other foreign expatriates grows so too will the availability of healthcare services offered. Mexico’s health ministry plans to increase the number of accredited facilities to respond to this growing need.

According to recent research, Americans are already seeking medical care in countries such as the Gulf States, Thailand, India, Singapore, Costa Rica, Brazil, Mexico, and Panama among other foreign locales, with an estimated 750,000 Americans that traveled abroad for medical care in 2007. Those seeking medical care abroad have various reasons for doing so:

  • Care for non-covered procedures or non-FDA approved treatment.
  • Increased attention from insurance providers, which encourage employers to seek alternatives to the U.S. System.
  • Cosmetic/Leisure medical vacation.
  • For the global workforce, treatment in their native country.
  • Outpatient surgery that has high out-of-pocket costs- 75% of medical tourism procedures fall into this category.
  • Increased sophistication of medical tourism operations overseas.

While Mexico has established itself as a destination for elective surgery, more sophisticated procedures are now routinely sought by Americans at a lower cost with reimbursement from their insurance companies. For most Americans, such procedures are covered by their insurance with preauthorization.

Insurers are beginning pilot programs to explore the practicality of paying for medical procedures abroad. In Mexico, Blue Shield and HealthNet are already covering about 20,000 patients in California that may seek treatment in Mexico using their U.S.-based health benefits plan.

United Healthcare and its PacifiCare subsidiary now offer health plans targeted at employers with Hispanic, bilingual or Spanish-preference employees in California and other states. Additionally, most major U.S. insurers will provide insurance reimbursement for emergency care and treatment for U.S. travelers in Mexico. Other insurance carriers providing coverage in Mexico include Amedex, a private insurer based in the U.S., which has been operating in Mexico for 15 years; Morgan White, International Citizens, and Integra Global all target U.S. retirees over 50 years old living in Mexico for health insurance. Additionally, some U.S. retirees have elected to opt for private Mexican insurance coverage. The average annual cost for such a policy is between $1,500-$2,500/year.

There is an insurance reimbursement program in Mexico that is available to U.S. military retirees living overseas. “Tricare for Life” is a healthcare policy that provides coverage worldwide, including in Mexico, to U.S. military retirees and their dependents.

Beyond basic medical care, Mexico is becoming a preferred destination for laparoscopic surgeries, hernia repair procedures, dental care and the purchase of prescription drugs. For fixed income retirees, the cost advantage is clear.

Our facilities at Hospiten Riviera-Maya have certified and licensed professionals and  adequate and appropriate facilities to help you solve your health problem at a very competitive price.  Please let us know your needs. Ask for a free-quote.

Miguel Angel Rico Hinojosa, MD
General & Digestive Surgeon
Hospiten Riviera Maya - Playa del Carmen, México

La dieta HCG (hormona gonadotropina coriónica humana), también llamada dieta Simeons o dieta hipocalórica de 500 calorías.


He notado un enorme interés en este tipo de dietas, incluso me enteré que existe un “Consejo” (HCG Diet Council) que certifica a los “profesionales” que quieran vender productos con hormona gonadotropina coriónica humana (HCG) para lograr pérdidas increíblemente rápidas llegando a lograr hasta 11-16 Kilos (dependiendo del sexo) en un ciclo rápido de 6 semanas.

El costo de dichos ciclos oscila entre $800 y $1,000 USD y se argumenta que su efectividad radica en los hallazgos descritos en la década de los 50's por el Dr. Albert Simeons, endocrinólogo inglés, quien descubrió que el empleo de HCG aunado a una dieta de 500 calorías por día llevaban a una pérdida de peso rápida y sostenida, sin embargo con el paso de los años dicha teoría fue refutada una y otra vez mediante estudios aleatorizados y doble ciego. Sin embargo el negocio de la belleza y la delgadez es grande y actualmente empresas grandes y pequeñas así como algunos “profesionales” han optado por retomar dichas teorías y vender “productos milagro”.

En México dichas prácticas están reguladas por la Comisión Federal para la Prevención de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y en los Estados Unidos de Norteamérica por la FDA (Food and Drug Administration) que es una agencia relacionada directamente con el Departamento de Salud de los Estados Unidos de Norteamérica cuya misión es asegurar la seguridad y efectividad de los medicamentos, vacunas y otros productos biológicos incluyendo dispositivos médicos que puedan ser utilizados en humanos o animales. Así mismo se encarga de supervisar los productos relacionados con la nutrición (alimentos), cosméticos, suplementos y complementos alimenticios, productos que emiten radiaciones y la regulación de productos derivados del tabaco.

Dicha dependencia (FDA) lanzó una alerta a finales del 2011 advirtiendo de los riesgos potenciales para la salud derivados de los productos relacionados con la hormona gonadotropina coriónica humana (HCG) para bajar de peso. Los productos a los que hace mayor énfasis esta alerta sanitaria son aquellos que se venden sin prescripción médica alguna y que se ostentan como “naturales” o incluso “homeopáticos”.

La hormona gonadotropina coriónica humana (HCG) es una hormona que se produce durante el embarazo. Como tal es una hormona que puede ser utilizada con fines médicos en su presentación inyectable siendo su uso más común el tratamiento de ciertos casos de infertilidad. Incluso para este fin ha sido previamente aprobada por la FDA.

Siguiendo este orden de ideas, NO EXISTE NINGÚN PRODUCTO PARA BAJAR DE PESO QUE CONTENGA HGC Y QUE ESTÉ ACTUALMENTE AVALADO POR LA FDA ya que hasta el momento no hay evidencia suficiente que demuestre que el uso de la HCG acelere la pérdida de peso, incluso puede generar riesgos importantes a la salud al combinarse por tiempo prolongado con una dieta hipocalórica altamente restrictiva (500 calorías al día o menos).

Los riesgos derivados de una dieta hipocalórica como esta incluyen formación de litos vesiculares, desequilibrio hidroelectrolítico y arritmias cardiacas. En el documento se incluye un número gratuito 800-FDA-1088 o un vínculo electrónico www.fda.gov/medwatch/report.htm que le permitirá denunciar la comercialización de este tipo de productos o reportar efectos adversos.

Los vínculos relacionados con esta nota se incluyen a continuación y espero que les sean de utilidad:



Tomando como base la alerta de la FDA investigué algo acerca de los riesgos relacionados con este tipo de dietas y productos que enriqueciera la información contenida en los links encontrando que existe un documento titulado “Myth vs. Fact: The Human Chorionic Gonadotropin (HCG) Diet.” elaborado por The Hormone Foundation (que es parte de The Endocrine Society) que describe los estudios que desde hace décadas han refutado las hipótesis que relacionan el empleo de la HCG con la pérdida de peso y que incluso incrementan el riesgo de trombosis, sangrados transvaginales anormales, disminución de la producción de esperma, quistes de ovario y, en algunos hombres, el crecimiento de las mamas o ginecomastia. Aunado a lo anterior, el régimen dietético sugerido -menor a 500 calorías por día- evita el aporte de los más de 40 nutrientes necesarios (incluyendo vitaminas, minerales y proteínas) para mantener una buena salud, además de los problemas arriba descritos como la formación de litiasis vesicular, arritmias cardiacas o desequilibrios hidroelectrolíticos.


¿Cómo enganchan estas “empresas” a sus clientes? Ofreciéndoles bajar de 10 a 20 kilos en 1 mes. Obviamente muchas de las personas que han seguido esta dieta pueden constatar la pérdida de peso, sin embargo se ha visto que se debe a la restricción calórica extrema y no precisamente a la utilización de la hormona HCG.

Por último queda resaltar que para obtener buenos resultados se requiere seguir una dieta balanceada, ejercicio y, sobretodo, metas realistas.

1 de junio de 2012

PROCEDIMIENTOS QUIRÚRGICOS SEGUROS Y EFICIENTES.

En la Clínica Digestiva de la Riviera Maya contamos con un equipo multidisciplinario de especialistas certificados que incorporan avances tecnológicos de reconocimiento mundial. Esto asegura un procedimiento quirúrgico seguro y eficaz.

Nuestro objetivo es dar atención especializada aplicando los conocimientos y la tecnología médica necesaria para el manejo de cada problema en particular, con el fin de prevenir, aliviar, mejorar, examinar y sobre todo salvaguardar la integridad física y emocional del paciente.

También realizamos procedimientos ambulatorios y de corta estancia que le permitirán a usted una pronta recuperación y mejores resultados. Así mismo contamos con paquetes especiales para aquellos pacientes que no cuenten con el respaldo de una compañía de seguros.

La atención por parte de su cirujano será única, personalizada e integral. Además de que en nuestras instalaciones usted tendrá acceso, en un sólo lugar, a sus estudios de laboratorio y de imagen (necesarios para realizar cualquier procedimiento quirúrgico). Los resultados de los mismos le serán entregados a usted y enviados a su médico a través del expediente electrónico.

Para la atención de cualquier duda u orientación sobre procedimientos medico-quirúrgicos puede ponerse en contacto con nosotros a los números 984 122 8119 o 984 106 38 55, escribir al correo cdigestivarm@outlook.com o acudir directamente a nuestras instalaciones.